SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

La Alemania nazi y el imperio japonés desataron la Segunda Guerra Mundial con la intención de establecer, mediante la conquista militar, un dominio permanente sobre Europa y Asia respectivamente. Estos dos países eran los miembros más importantes de la alianza del Eje, que estaba basada en el anticomunismo y la insatisfacción con el orden mundial después de la Primera Guerra Mundial.

Bajo el liderazgo del dictador Adolf Hitler, la Alemania nazi buscaba la adquisición de un vasto y nuevo imperio de espacio vital (Lebensraum) en Europa Oriental y en la Unión Soviética. El liderazgo nazi calculaba que la hegemonía alemana en Europa demandaría una guerra, por lo que comenzaron a planificar una guerra europea a partir del día en que llegaron al poder a finales de enero de 1933.

Soldados alemanes mostrando su idiología nazi

Soldados alemanes mostrando su ideología nazi

En 1936, Alemania y Japón formaron un frente anticomunista que apuntaba a la Unión Soviética. Ese mismo año, la Italia fascista y la Alemania nazi formaron la alianza del Eje, poco después de que Italia concretara su brutal y exitosa conquista de Etiopía.

Japón inició su política de conquistas militares invadiendo el territorio chino de Manchuria en 1931. Seis años más tarde, en 1937, Japón invadió China y desató así la Segunda Guerra Mundial en Asia.

Esto dio lugar al inicio de la Segunda Guerra Mundial en Europa, cuando el 3 de septiembre de 1939, el Reino Unido y Francia declararon la guerra a Alemania.

Fuerzas militares nazis durante la II Guerra Mundial

Fuerzas militares nazis durante la II Guerra Mundial

El 9 de abril de 1940, los alemanes invadieron Dinamarca y Noruega, para garantizar la seguridad de suministros de hierro. Las fuerzas británicas y francesas desembarcaron en el centro y norte del país, para ser finalmente derrotadas en la Campaña de Noruega. En mayo, la guerra terminó y Hitler dirigió las fuerzas alemanas contra Francia y los Países Bajos.

La Batalla de Francia fue una abrumadora victoria alemana. Más tarde, ese mismo año, Alemania sometió al Reino Unido a intensos bombardeos durante la Batalla de Inglaterra, y bombardeó la ciudad de Londres en respuesta a un bombardeo británico a Berlín.

A pesar de todo, el Reino Unido se negó a capitular y, finalmente, Alemania se lanzó a la invasión de la Unión Soviética bajo “La Operación Barbarroja”.

Camiones llenos de soldados alemanes

Camiones llenos de soldados alemanes

Alemania invadió la Unión Soviética el 22 de junio de 1941 y, en vísperas de la invasión, un ex diputado de Hitler fue detenido y “La Operación Barbarroja”, aplazada; mientras, Hitler desvió la atención para salvar a su aliado italiano en el Norte de África y los Balcanes.

Los alemanes tomaron gran parte de lo que los italianos habían renunciado y se lanzaron entonces a la Invasión de Yugoslavia. Esto fue seguido de la Batalla de Grecia y de la Batalla de Creta. Debido al desvío en el Norte de África y en los Balcanes, los alemanes no pudieron lanzar “La Operación Barbarroja” hasta finales de junio.

Conforme se extendía la guerra, la Wehrmacht empezó a requerir, cada vez, un mayor enrolamiento de varones alemanes en sus filas, y la resultante escasez de trabajadores germanos fue paliada con grandes cantidades de obreros extranjeros, que ya no solamente eran prisioneros de guerra, sino individuos de los países ocupados que eran forzosamente enrolados por las tropas alemanas para trabajar en el Reich.

Tanques alemanes de la II Guerra Mundial

Tanques alemanes de la II Guerra Mundial

Además, debido a las atrocidades del estalinismo, muchos ucranianos, bálticos y soviéticos desilusionados se ofrecieron a luchar, junto con los alemanes, y europeos de otras nacionalidades en las divisiones de la SS.

A finales de 1941, Alemania y sus aliados controlaban casi todos los países de Europa continental y del Báltico, con la excepción de los países neutrales de Suiza, Suecia, España, Portugal, Liechtenstein, Andorra, Ciudad del Vaticano, Malta, Chipre  y Mónaco.

En el frente oriental, el ejército alemán estaba a las puertas de Moscú, sufriendo las inclemencias de un duro invierno ruso. Con el tiempo, el ejército alemán se vio obligado a retroceder al no poder tomar Moscú, pero poseían gran parte de los territorios que abarca el Báltico hasta el Mar Negro.

Antes y después del intento alemán de tomar el Reino Unido, la armada alemana realizó ataques a los convoyes aliados en el Océano Atlántico, necesarios para los británicos, ya que ellos proveían suministros desde Estados Unidos, Canadá y las colonias británicas.

Militares del ejército durante la Guerra

Militares del ejército durante la Guerra

Los ataques con submarinos alemanes resultaron exitosos y ocasionando serios daños a la línea de suministros del Reino Unido. Con el tiempo, los aliados mejoraron las tácticas de defensa y lograron reducir el número de buques mercantes hundidos, aunque Alemania siguió siendo una amenaza para los Aliados durante la guerra.

La Alemania nazi declaró la guerra a Estados Unidos el 11 de diciembre de 1941. Esto permitió a los submarinos alemanes luchar en el Atlántico contra los convoyes estadounidenses. Antes de eso, Alemania había tomado drásticas precauciones con el fin de evitar la entrada de Estados Unidos en la guerra.

La persecución de las minorías y de los indeseables continuó en Alemania y los países ocupados. Desde 1941, los judíos estaban obligados a llevar un distintivo amarillo en público y la mayoría fueron trasladados a guetos, donde permanecieron aislados del resto de la población.

Judíos en un campo de concentración nazi

Judíos en un campo de concentración nazi

En enero de 1942, fue diseñado para Europa un plan para la solución final de los judíos. Desde entonces y hasta el final de la guerra, unos seis millones de judíos y muchos otros, incluyendo a homosexuales, eslavos y presos políticos, fueron asesinados. Este genocidio fue conocido como El Holocausto. Además, miles de personas fueron enviadas a campos de exterminio y a campos de concentración con el fin de eliminar a los reclusos.

A medida que la economía se recuperaba de la guerra soviética, el Ejército Rojo hizo un gran frente contra el ejército alemán. En 1943, los soviéticos habían derrotado a los alemanes en Stanlingrado y comenzaron a empujar hacia el oeste en ese  mismo año.

Soldados preparados para la guerra

Soldados preparados para la guerra

Desde 1942, los Aliados occidentales habían intensificado los bombardeos sobre el territorio alemán, especialmente sobre las ciudades de Colonia y Dresde. Estos bombardeos fueron la causa de numerosas víctimas entre la población, así como de graves dificultades para los supervivientes debido a la destrucción de la infraestructura.

Ya en 1944, los Aliados abrieron un frente en Normandía, al tiempo que los soviéticos se convertían en una marea en el Frente Oriental. El constante bombardeo aliado y el agotamiento del petróleo y de las líneas de suministro permitieron que el territorio alemán fuese poco a poco ocupado.

La economía alemana dependía de materias primas, pero Alemania no tenía territorios fuera de Europa que pudieran proporcionarlas. Ello causó que Alemania debiese aprovechar al máximo las materias primas existentes en sus territorios ocupados, así como la capacidad industrial de éstos.

Convoyes americanos en la II Guerra Mundial

Convoyes americanos en la II Guerra Mundial

No obstante, desde 1943 las tropas alemanas empezaron a perder grandes áreas agrícolas e industriales en Europa Oriental que dañaron su suministro de materias primas, situación que perjudicó no solo a la industria bélica, sino también a la vida de los alemanes.

A medida que se acercaba el Ejército Rojo, los civiles alemanes comenzaron a huir en masa de Silesia y Prusia Oriental y Occidental hacia el oeste por temor a la persecución.

Los bombardeos aéreos masivos de británicos y estadounidenses desde 1944 destruyeron ciudades, industrias y vías de comunicación, lo cual agravó más la situación económica alemana al dificultar la obtención rápida de material de guerra y prácticamente eliminar la fabricación de bienes de consumo, al mismo tiempo que la Wehrmacht no podía contener el avance de sus enemigos.

Destrucción del águila imperial alemana

Destrucción del águila imperial alemana

A principios de 1945, las fuerzas soviéticas rodearon Berlín y los estadounidenses y británicos tomaron la mayor parte de la Alemania occidental. Con Berlín sitiado, Hitler y los otros miembros clave del régimen nazi se vieron obligados a vivir en la clandestinidad, refugiados en el Führerbunker, mientras que la superficie de Berlín fue constantemente bombardeada por el Ejército Rojo.

Encerrado en su búnker subterráneo, Hitler se encontró cada vez más aislado y separado de la realidad, mostrando signos de trastorno mental como accesos de ira y rabietas infantiles cuando le comunicaban la difícil situación que afrontaba el resto del Berlín alemán y las fuerzas armadas que allí se encontraban.

Soldado alemán muerto en la II Guerra Mundial

Soldado alemán muerto en la II Guerra Mundial

En un ataque de ira durante una reunión con los comandantes militares se dice que Hitler comenzó a considerar la posibilidad de suicidarse.

Berlín fue finalmente rodeado y cortadas las comunicaciones entre la capital y el resto de Alemania. A pesar de la evidente derrota, Hitler se negó a renunciar a su poder.

Sin comunicaciones procedentes de Berlín, Hermann Göring, lugarteniente de Hitler, envió un ultimátum a la capital pidiendo asumir el régimen nazi, pues consideraba que Hitler había quedado incapacitado como líder. Al recibir este mensaje, Hitler ordenó la detención inmediata de Göring.

Soldado frente al incendiado Reichstag

Soldado frente al incendiado Reichstag

 

Más tarde, el Reichsführer-SS, Heinrich Himmler, comenzó en el norte de Alemania a comunicarse con los Aliados en busca de una paz negociada. Hitler, una vez más, reaccionó violentamente a estos intentos y ordenó la detención y ejecución de Himmler.

Los intensos combates continuaron en las ruinas de Berlín; el ejército alemán, las juventudes hitlerianas y la SS se batieron con el Ejército Rojo. Esta batalla se conoce como la Batalla de Berlín.

Las fuerzas alemanas y soviéticas sufrieron graves pérdidas, llegando los alemanes a reclutar a un gran número de niños y ancianos para defender el territorio berlinés todavía no controlado por el Ejército Rojo. El 30 de abril de 1945, asolada Berlín por la cruel batalla, Hitler se suicidó en su búnker subterráneo.

Soldado soviético alzando la bandera comunista

Soldado soviético alzando la bandera comunista

Hitler fue sucedido por Karl Dönitz como Presidente del Reich, mientras que Joseph Goebbels fue nombrado Canciller. Nadie asumió el cargo de Führer.

Un soldado soviético alzó la bandera comunista en lo más alto del Tercer Reich, en una imagen que marcó el fin del nazismo.

La Guerra está ganada por la Unión Soviética. El 2 de mayo cae Berlín, cuando un soldado soviético alzó la bandera comunista en lo más alto del Reichtag. Era el fin de la Alemania Nazi.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s