EXPERIMENTOS

Josef Mengele llegó a Auschwitz en marzo 1943. Aquel siniestro, condecorado con la Cruz de hierro y apodado el “Ángel de la muerte”, torturó a gran cantidad de prisioneros, sometiéndolos a los experimentos más terribles.

Los pocos sobrevivientes de Auschwitz lo recordaron como el arquetipo del oficial nazi: rubio de pelo corto, ojos azules, bien uniformado, botas relucientes y una actitud altiva absoluto desprecio hacia los internos que se encontraban en el campo.

Experimentos médicos con prisioneros

Experimentos médicos con prisioneros

En aquella tenebrosa instalación, los guardas arrancaban los dientes de oro de los cadáveres para fundirlos y utilizarlos en la fabricación joyas.

Nada debía desperdiciarse. Ni siquiera el pelo de los prisioneros judíos, que se usaba para el revestimiento de algunas piezas de submarinos. Se examinaba todo, incluso la ropa interior. Los nazis encontraron diamantes, oro, dólares y otras divisas europeas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s