EL PODER CARISMÁTICO DE ADOLF HITLER

Hitler estaba convencido de que todos los alemanes debían unirse en un solo Estado basado en la raza.

Gracias a su capacidad oratoria, pronto comenzó a desempeñar un papel cada vez más importante en el partido y en agosto de 1921 se convirtió en su máximo dirigente. Su oratoria fue el principal motivo del crecimiento del partido, hasta superar los 50.000 afiliados en 1923.

Fue la voluntad de Hitler la que empujó al partido hacia la acción violenta durante la crisis política de la República en 1923. Su intento de tomar el poder en Baviera, en lo que se conoce como el putsch de Múnich, y utilizarlo como trampolín para organizar un golpe nacionalista contra el gobierno de Berlín fue un fracaso. La policía y el ejército se negaron a apoyar el golpe de estadoy la marcha de Hitler fue dispersada. Estos acontecimientos frenaron temporalmente el ascenso del nazismo. El partido fue prohibido y Hitler fue encarcelado.

Hitler en una conferencia

Hitler en una conferencia

Durante su encarcelamiento, Hitler dictó MeinKampf (Mi lucha) a Rudolf Hess. Esta obra era una declaración de la doctrina nacionalsocialista, que contenía además técnicas de propaganda y planes para la conquista de Alemania y, más tarde se convirtió en el fundamento ideológico del nacionalsocialismo algunos años después.

Hitler abandonó la idea de un golpe de Estado directo y violento por considerarlo peligroso y poco práctico, por lo que insistiría en llegar al poder por medios constitucionales.

De 1926 a 1928, el partido nazi se dedicó preferentemente a unir los grupos dispersos de nacionalistas de extrema derecha bajo la jefatura de Hitler, el cuál se autoproclamó Führer y organizó un cuerpo armado de unidades defensivas, las Schutz-Staffel o SS, para vigilar y controlar al partido.

Hitler en una conferencia del partido nazi

Hitler en una conferencia del partido nazi

En las elecciones para el Reichstag celebradas en 1930, los nazis consiguieron 6,5 millones de votos y 107 escaños, con lo que se convirtieron en el segundo partido del país. En julio de 1932, los nazis eran con diferencia el partido político mayor y más aceptado de Alemania, con el 37% de los votos, 230 escaños en el Reichstag y más de trece millones de votantes.

Hitler fue fundamental para el triunfo de los nazis por dos motivos. En primer lugar, su historia y su imagen política ocuparon el lugar más destacado de la amplia y compleja actividad propagandística que el partido desplegó en estos años.  En segundo lugar, fue Hitler quien insistió en negarse a entrar en un gobierno de coalición si no era para dirigirlo.

El 30 de enero de 1933, Hitler fue nombrado canciller de un gobierno en el que los nacionalistas conservadores disponían de la mayor parte de las carteras ministeriales.

Fuerzas políticas nazis en el Reichstag

Fuerzas políticas nazis en el Reichstag

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s